Más o menos por el siglo XVIII, por el año 1700, la clase alta francesa que vivía en palacios y castillos, tenían una habitacioncita pequeña dentro de los dormitorios enormes y separada de ellos por una pequeña puerta que la llamaban “boudoir”. Esas habitaciones pequeñas, las usaban las damas para acicalarse, perfumarse y peinarse antes de dormir, poco a poco se le fue dando otros usos como “habitación privada” de la señora de la casa y prácticaban sus hobbys, pintura, costura, escuchar música o incluso para algún escarceo amoroso y mantener su privacidad ante el servicio de palacio.

    Esta idea se exportó a EE.UU. (o mejor dicho: la importaron los Estado Unidenses) para la alta sociedad de mediados del siglo XIX. Y de ahí viene la invención del término “fotografía de boudoir“, de EE.UU. cuando a un famoso fotógrafo de la época californiano, le propusieron hacer fotos en esa habitación a una clienta con poca ropa pero sin ser eróticas, de un modo sensual. Ya había referencias parecidas en pintura y escultura, pero nunca antes en fotografía.

    ¿cómo definiríamos la “fotografía de Boudoir” actual?

Podría decirse que la fotografía de boudoir es la capacidad de expresar sentimientos íntimos a través del arte de la fotografía, capturando emociones apoyándose de tu propia autoestima.

    Nosotros tenemos esto muy presente y lo aplicamos al dedillo en cada una de nuestras sesiones.

Ahora es tu momento, siéntete hermosa, mimate.

Cuidate porque sí

porque te lo mereces

 

CONTACTA CON NOSOTROS